Mascarillas de oxígeno. Aprovecha el efecto Venturi

Posiblemente has estado utilizando mal las mascarillas de oxígeno toda la vida.

Las mascarillas de oxígeno son muy utilizadas en la práctica clínica y en los traslados de enfermos respiratorios. Hay varios tipos, pero la más utilizada es la “Ventimask” o “Mascarilla tipo Venturi”.

El efecto Venturi es aprovechado en muchos ámbitos, sobre todo en la física de fluidos (principio de Bernoulli) pero también funciona con los gases. Es utilizado en sistemas de admisión de combustible en motores de carburación, en aviación, etc.

Este efecto fue descubierto por el físico italiano Giovanni B. Venturi en el s.XVIII y demuestra que un gas al pasar por un canal más estrecho, produce un efecto que aumenta la velocidad y disminuye la presión. Si en ese tramo colocamos una entrada de otro gas, se produce un efecto de succión. Este efecto es aprovechado en las mascarillas con regulador de flujo variable, las más comunes en los traslados de enfermos respiratorios.

¿Cómo funciona?

Cuando utilizamos una mascarilla de oxígeno tipo Venturi el gas (Oxígeno al 100%) que viene de la botella de O2 entra por el lado izquierdo a una Presión y con una Velocidad determinadas.

Al pasar por el tramo estrecho (color morado) su velocidad aumenta y la presión disminuye, provocando un efecto de “vacío” parcial. Aquí colocamos la entrada de aire ambiente (Flecha roja) que es succionado al flujo principal y se mezcla con el oxígeno que viene de la botella. También podemos cambiar la posición del regulador para conseguir mezclas entre el 24% y el 50% de Oxígeno.

De esta forma, podemos ir variando la mezcla dependiendo de las necesidades del paciente. Pero…¿Siempre va relacionado el flujo de oxígeno en litros con el porcentaje de mezcla?

 Mezcla de Oxígeno y aire ambiente

Desde siempre nos han enseñado que al aumentar el flujo de litros de oxígeno hay que aumentar la concentración de manera lineal. De este modo se produce una compensación entre el oxígeno y el aire ambiente, administrando al paciente un flujo de 40-50 litros de O2 por minuto. Este es el “pico de flujo inspiratorio” normal.

De esta manera, cuando aumentamos el flujo de litros por minuto en la botella debemos girar el mezclador aumentando el porcentaje de oxígeno para mantenernos dentro de ese rango de 40-50 litros por minuto.

2 Litros – 24%

3 Litros – 26%

4 Litros – 28%

5 Litros – 30%

Flujo de oxígeno máximo

A veces es necesario aportar un flujo de oxígeno máximo a nuestro paciente y no disponemos de mascarillas con reservorio de alta concentración. ¿Cómo aportaríamos más oxígeno con una mascarilla tipo Venturi?

Tu primera idea seguro que es subir el caudalímetro de la botella a 15 litros y girar el mezclador de la mascarilla al 50%. Es lógico, cuanto más caudal y a más concentración…más litros por minuto aportarás.

ERROR!

La mayoría de las mascarillas traen en su prospecto de uso (ese papelito que siempre tiramos a la basura al abrirlas) una tabla con las proporciones de litros de oxígeno por minuto que son capaces de aportar.

Te sorprenderá ver que en casi todos los casos la concentración de 15 litros al 50% no es la que más flujo aporta al paciente.

En este caso (Mascarilla MultiOx, fabricada por Intersurgical) es mayor el flujo aportado con 9 litros al 35% (68 litros totales) que el que se aporta con 15 litros al 50% (41 litros totales). Es decir, con menos flujo y concentración gracias al efecto Venturi aportaremos más litros por minuto.

¿Qué te parece este efecto Venturi? ¿Lo has probado con tus pacientes? Déjanos tus comentarios.

Te ha gustado el artículo? Te enviaremos muchos más si te suscribes a nuestro blog. SUSCRÍBETE!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: