5 Cosas que debes saber antes de subirte a una UVI Móvil

El sueño de (casi) todo Técnico en Emergencias Sanitarias es trabajar en una UVI Móvil de emergencias.

Para la mayoría de nosotros, los comienzos como Técnicos fueron en ambulancias privadas, con contratos de prácticas o medias jornadas, sustituciones y otras fórmulas legales. También es posible que hayas empezado en ambulancias de Cruz Roja, Protección Civil, DYA u otras asociaciones, prestando tu ayuda voluntariamente.

El caso es que antes o después llega el momento en que te llaman de un Servicio de Emergencias público, o de una empresa privada para darte tu primer trabajo como TES en una UVI Móvil. Y en el momento en que cuelgas el teléfono te empiezan a temblar las piernas…o al menos eso nos ha pasado a la mayor parte de nosotros!

Te asaltan las dudas, piensas…¿Sabré hacer bien las cosas? ¿Será todo igual que en la ambulancia que llevo hasta ahora?. En este post voy a intentar darte unas pequeñas claves para que tu primer día sea más llevadero.

1- No corras!

En contra de lo que pueda parecer, en la UVI Móvil las cosas se suelen hacer despacio. La exploración del paciente, la mayoría de los procedimientos o el tratamiento suelen llevar su tiempo y no se trata sólo de llegar rápido al hospital.

Tampoco es buena idea arrancar tu vehículo, poner las sirenas y…¡Pisar al máximo el acelerador!! Has de tener en cuenta que de camino al aviso el resto de tus compañeros irán leyendo procedimientos, rellenando los datos preliminares en el informe, o revisando el mapa para buscar la dirección. Tras una conducción “agitada” llegarán completamente mareados. Tu compañero que viaja detrás puede que vaya de pié preparando material y tendrá que hacer “surf” en tus curvas y rotondas. Aparte del riesgo potencial de tener un accidente.

Una vez de camino al hospital, en la mayoría de los casos tus compañeros irán de pié tratando al paciente. Intenta realizar una conducción lo más suave y “plana” posible. Los cambios bruscos de dirección, frenazos, etc realmente afectan al paciente más de lo que crees.

2- Sé humilde e intenta aprender

Todo lo que te enseñaron en tus dos años de TES puede ser verdad, o puede ser que hayas aprendido mil cosas raras que solo se ven una vez al año.

En el momento en el que empiezas a hacer tus primeros avisos te vas dando cuenta que: ni todos son esos accidentes gravísimos que has visto en la televisión, ni son emergencias vitales donde hay que hacer una “traqueotomía” con un boli BIC.

La mayoría de los avisos no son emergencias, algunos dudosamente son urgencias, y vas a ver mucho aviso de mayor carácter social que clínico. Esto puede decepcionarte y darte una falsa imagen de este trabajo.

Algunas personas -entre las que me incluyo, porque a casi todos nos ha pasado- creemos entonces que la UVI Móvil no se diferencia tanto de la ambulancia tipo B asistencial en la que llevamos años y esto nos da una falsa sensación de seguridad y de que lo tenemos todo controlado.

Piensas: “¡Buah! Tanto miedo que tenía y resulta que es lo mismo que hago siempre” Nada más lejos de la realidad.

Entonces…dos o tres guardias más tarde salta ese aviso que te da una bofetada en toda la cara.

Ese que sí es una emergencia aunque esté oculta en un dolor de tripa raro y una cara pálida. Ese aviso donde ves que tu Médico se pone serio y empieza a dar mil pautas, donde tu Enfermera empieza a cargar medicación como una posesa y tu compañero multiplica sus brazos para poner todos los aparatos que tiene a su alcance.

En ese momento…empiezas a aprender que en la UVI no todo es trauma y sangre. Que hay muchas patologías médicas que no dan la cara y que pueden matar a tu paciente en minutos. Aprendes a mirar más la cara de tu paciente que la pantalla de tu monitor o tu pulsioxímetro.

Entonces llega la decisión: seguir como un dogma lo aprendido en el TES y no estudiar más, o empezar a aprender todo lo que no viene en los libros. Algunos toman el primer camino y no evolucionan. Otros -la mayoría- toman el segundo.

Mi consejo: sé humilde y aprende de tus compañeros Médicos, Enfermeras y Técnicos, Celadores y Administrativas, etc. Todos tienen algo que aportarte. Coge los libros que tengas a tu alcance, aunque estén dirigidos a Licenciados o Graduados. Empápate de conocimiento. Pregunta todo lo que dudes, aunque te parezca una tontería.

Después, tu obligación será compartir ese conocimiento con los compañeros que entrarán después de ti.

3- Te convertirás en un “Sherpa”

Cuanto más estrecho es el callejón o más angosta la escalera, más material hay que llevar al aviso. No puedes hacerte idea de cuánto material hay dentro de esa furgoneta, ¡y de lo que pesa todo!

Además, a todo eso que has llevado hay que sumarle el volumen y peso del paciente a la vuelta hacia la ambulancia. En ocasiones podemos transportar más de 40 Kg de material y electro-medicina, mochilas y demás aparatología.

Algunos compañeros comentan que el trabajo del Técnico se diluye en la UVI Móvil. Que a veces solamente nos quieren para llevar y traer aparatos y que se ha perdido esa esencia del Soporte Vital Básico (Ambulancia tipo B) donde tu y tu pareja evaluabas al paciente, tratabas lo mejor que podías y lo llevabas al hospital.

Hay gente que echa de menos ser quien valora la gravedad y decide el tratamiento. Que nos hemos convertido en simples mulas de carga o “Sherpas” que acompañan a los que saben. Quizás es cierto.

O quizás puedes ser proactivo y apoyar a tu Médico y Enfermera en los diagnósticos, hacerte valer. Ser el que mejor ojo clínico tenga mirando la mala cara del paciente. Ser el primero en darse cuenta de una arritmia que aparece en el monitor. Ser ese técnico que todos queremos al lado que se anticipa a las necesidades del aviso y lo tiene siempre todo preparado; no solo un Sherpa.

4- Come y duerme

En este trabajo se come cuando se puede y se duerme cuando te dejan.

Aprovecha cada momento que tengas para descansar un poco, que las noches pueden ser muy duras. Los avisos de UVI a veces duran 2 o 3 horas y si te pillan falto de sueño o con hambre se hacen muy largos.

Es recomendable pedir en el segundo plato del menú algo que sea transportable. Es muy posible que tengas que meterlo en un trozo de pan y salir corriendo al siguiente aviso. Al final aprendes a pedir también el café con la leche fría para poder tomarlo de un trago cuando suena la emisora y los churros van de un lado al otro del salpicadero en las curvas hacia el siguiente domicilio.

Si encima eres capaz de llevar una dieta más o menos sana los días de guardia, eres mi ídolo/a!!

5- Aprende informática

Desde el primer momento en el que entras, eres el encargado/a de todos los aparatos de la UVI. Monitor, respirador, bombas, cardiocompresor, aspirador, tablet, impresora, emisoras…..

Todos estos aparatos siguen a rajatabla la Ley de Murphy y se estropearán sin previo aviso en el peor momento posible. Te recomiendo que leas los manuales de usuario y sobre todo el capítulo de “Fallos frecuentes”, porque te va a tocar arreglar y configurar más de un aparato.

¿Y tu? ¿Has tenido alguna de estas situaciones en tus primeras guardias de UVI Móvil? Déjanos un comentario!

Te ha gustado el artículo? Te enviaremos muchos más si te suscribes a nuestro blog. SUSCRÍBETE!

 

6 comentarios en “5 Cosas que debes saber antes de subirte a una UVI Móvil”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: