Cómo funciona un helicóptero y cómo actuar con ellos

En ocasiones tenemos que trabajar con la dotación de un helicóptero sanitario, de contra-incendios o de rescate. Es muy útil conocer cómo funcionan y cómo comportarse cerca de ellos.

¿Por qué vuelan los helicópteros?

Este artilugio que todas las leyes de la física aseguran que es incapaz de volar, se basa en el autogiro inventado por el español Juan de la Cierva. Posteriormente Igor Sikorsky (fundador de la compañía de helicópteros con su mismo nombre) desarrolló el primer helicóptero fabricado en serie.

Su funcionamiento se basa en hacer girar las palas (no son aspas ni hélices) del rotor principal que poseen un perfil alar como la de los aviones. Este hecho les da el nombre de aeronaves de ala giratoria, para diferenciar de los aviones de ala fija.

Estas palas “empujan” el aire hacia abajo y la aeronave es impulsada hacia arriba produciendo sustentación.

Pero esta fuerza tiene un problema: en el aire, el helicóptero giraría sobre sí mismo sin parar en sentido contrario al de las palas del rotor. Para evitar este giro, la mayoría de helicópteros tienen un rotor de cola que empuja el fuselaje en sentido contrario, estabilizándolo. Realmente el efecto de estas dos fuerzas contrapuestas es la que produce que la máquina se mantenga estable.

¿Cuándo pueden y no pueden volar los helicópteros?

Estas máquinas están tan introducidas en los sistemas de emergencia que ya se han vuelto familiares y casi imprescindibles. Pero aunque es un recurso muy versátil, en ocasiones no pueden llegar al lugar del incidente.

Un helicóptero puede volar en casi cualquier situación, pero hay algunas limitaciones:

  • Altitud:

    Cuanta más altitud, menor sustentación de las capas de aire de la atmósfera y menos peso relativo podrá levantar la máquina. Por ejemplo, un mismo helicóptero que vuela en montaña puede levantar mucho menos peso que si vuela a nivel del mar.

  • Temperatura:

    Cuanta más temperatura, menor sustentación de las capas de aire de la atmósfera y menos peso relativo podrá levantar la máquina. El mismo helicóptero levantará menos peso en verano que en invierno.

  • Baja visibilidad:

    La mayoría de los vuelos que se realizan en Europa son en VFR o condiciones visuales. En casos de nieblas o nubes muy bajas, la visibilidad se reduce tanto que no se detectan los obstáculos y pueden ocasionar una colisión.

  • Hielo:

    Si el rotor principal se llena de hielo pierde la capacidad de sustentación.

En el resto de las situaciones por norma general se podrá volar con seguridad. No obstante, el piloto es el único que puede valorar las condiciones del vuelo y restringir las situaciones que sean peligrosas.

 

Buscar una zona de aterrizaje segura

Una vez activado el medio aéreo, debemos buscar una zona segura cerca del incidente para que aterrice. Para encontrar la mejor superficie, debemos tener en cuenta:

  • El helicóptero necesita aproximadamente el doble del tamaño de su rotor principal para aterrizar. Una zona de 20-30 metros de diámetro puede ser adecuada.

  • No deben cruzar cables, tendidos, antenas, grúas u otros obstáculos con el que se pueda enganchar.

  • La zona debe ser lo más llana posible. Las superficies con ladera pueden ser peligrosas a la hora del embarque o desembarque

  • Si hay viento, debemos señalizarlo colocándonos de espaldas al mismo o señalizar con una cinta.

Hay que tener en cuenta que las zonas elevadas de los pueblos son mejores para aterrizar que las que están en hondonadas o valles estrechos.

 

Señalización al helicóptero

Si estamos esperando con nuestra ambulancia, debemos conectar las luces de emergencia y no mover el vehículo hasta que los rotores hayan parado.

Si no tenemos vehículo, es muy útil señalizar la zona de aterrizaje portando un chaleco de alta visibilidad y señalar la dirección del viento. Siempre nos colocaremos de espaldas al viento para que el helicóptero aterrice con “viento en cara”.

La señalización internacional para pedir ayuda a medios aéreos es colocarse de pié con ambos brazos extendidos formando una “Y” (Yes).

En caso de no necesitar ayuda, se extenderá un brazo hacia arriba y otro hacia abajo formando una “N” (No).

Es importante no moverse del sitio mientras maniobra el helicóptero, ni cambiar la postura hasta que estemos seguros que nos han visto y entendido.

 

Acceso al helicóptero

Por norma general no debemos acercarnos a la máquina si no somos parte de la dotación, pero en ocasiones debemos ayudarles para portar material o desplazar la camilla con el herido.

En estos casos, deberemos hacer caso a las indicaciones del personal de vuelo para no ponernos en peligro o dañar alguna estructura del fuselaje.

Para acceder al helicóptero, hay que esperar a que se paren los rotores. Una vez detenidos, el piloto nos hará una señal clara para que podamos acercarnos. Nos acercaremos siempre por la parte delantera a la vista del piloto, y evitando la zona del rotor de cola.

En el improbable caso de tener que acceder con los rotores en marcha, seguiremos escrupulosamente las indicaciones de la tripulación. Hay que saber que el ruido y el rebufo pueden desorientarnos y dirigirnos inadvertidamente a la zona de peligro del rotor de cola.

 

Restricciones de traslado

Los helicópteros sanitarios tienen algunas restricciones en cuanto al tipo de paciente que pueden trasladar. En última instancia la decisión será de la tripulación y la dotación médica.

  • Infecciosos: No deben ser trasladados en helicóptero porque la cabina asistencial no está separada de la cabina de mando y no se cumple con las normas de aislamiento

  • Personas muy obesas: La mayoría de las camillas o bancadas tienen una restricción de peso o de espacio de carga.

  • Pacientes muy inestables: En ocasiones la necesidad de realizar ciertas técnicas durante el traslado hacen recomendable una evacuación terrestre.

  • Agresivos: Pueden comprometer el vuelo y provocar una situación de peligro.

Por otro lado, el personal de aerotransporte suele ser gente bastante agradable y siempre estará dispuesta a contarte cosas sobre la máquina, hacerte una foto con el helicóptero o aceptar una invitación a café 😉

No seas tímido/a y acércate a hablar con nosotros.

Te ha gustado el artículo? Te enviaremos muchos más si te suscribes a nuestro blog. SUSCRÍBETE!

5 comentarios en “Cómo funciona un helicóptero y cómo actuar con ellos”

  1. Me gusta la información de las aeronaves como los helicópteros .
    una pregunta: como se calcula el peso que puede elevar un helicóptero gracias.

    1. Gracias por tu comentario Rogelio. La capacidad de carga de un helicóptero depende sobre todo de la potencia de las turbinas y de la resistencia del eje rotor.
      Por ejemplo el EC135 tiene un peso máximo al despegue de 3800kg.

  2. Buenos días, por favor me puede explicar que fuerzas físicas impactan una hélice del helicóptero y que aspectos aerodinámicos se debe tener en cuenta para el vuelo del mismo en condiciones que no sean favorables por ejemplo en áreas donde nieva o en desiertos.
    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: